Polémica: Nintendo elimina un bug que permitía el matrimonio gay en ‘Tomodachi Collection: New Life’


‘Tomodachi Collection: New Life’ es una suerte de simulador de vida al estilo de ‘Los sims’ pero pensado para Nintendo 3DS. Acaba de ponerse a la venta en japón y ha aparecido con un curioso bug que ha acabado en dura polémica.

Al parecer, este bug permite que se casen los hombres entre sí: se veta el matrimonio homosexual. El problema: Nintendo ha querido solucionarlo y ha causado mucho revuelo con las palabras y los modos que ha utilizado. A continuación, todos los detalles.

El bug de ‘Tomodachi Collection: New Life’ permitía que dos hombres se casaran, convivieran e, incluso, tuvieran hijos. En España sería algo normal, pero no japón no. De hecho, la polémica saltó con el comunicado de Nintendo, que decía así:

Hemos solucionado el bug que propiciaba relaciones humanas entre hombres. En este caso donde la relación humana se torna extraña, se ha rectificado.

Desde luego, calificar la relación homosexual como “extraña” es algo francamente desafortunado. En cualquier caso, hay que tener en cuenta varios factores.

Un bug ambiguo

En primer lugar, este bug permitía que uno de los dos hombres se quedara, literalmente, embarazado. (Desde luego, esto sí debía arreglarse).

Por otra parte, hay que considerar que el matrimonio homosexual no es legal en Japón, y se incurriría aquí en cierta ilegalidad (claro que, en cualquier caso, la homosexualidad no se persigue en el país nipón). Ante esto, los críticos e internautas han rugido. No es normal que en los tiempos que corren no existe la posibilidad de relaciones homosexuales en un simulador social.

En occidente tuvimos que esperar hasta ‘Los Sims 3’ para ver el matrimonio homosexual como algo posible.

Así que el debate está servido. ¿Vosotros qué opináis? ¿Debe permitirse el matrimonio gay en ‘Tomodachi Collection: New Life’? ¿O bien debe considerarse un bug y eliminarlo, habida cuenta de que este tipo de matrimonio en Japón es ilegal? Nosotros abogamos por lo primero, pero en todo caso la cuestión es muy delicada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.