Vuelve la ultraviolencia con ‘Carmageddon: Reincarnation’

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Hace más de una década apareció un juego que revolucionó el mundo del entretenimiento. Se trataba de ‘Carmageddon’. Su propuesta era muy sencilla: carreras de coches en las que el objetivo era, además de ganar, destruir a los adversarios y acumular puntos atropellando a gente.

El juego causó tanto revuelo que llegó a aparecer en los principales canales de televisión, múltiples asociaciones lo denunciaron, pero nada impidió que se lanzara su segunda parte. Eso sí, con menos éxito. Ahora, muchos años después, regresa la saga con ‘Carmageddon: Reincarnation’. A continuación, os contamos todos los detalles de este juegazo.

‘Carmageddon: Reincarnation’ ha sido desarrollado vía KickStarter, es decir, con financiación colectiva. De modo que estamos hablando de una producción indie. La desarrolladora es poco conocida: Stainless Games. ‘Carmageddon: Reincarnation’ pretende conservar la esencia de sus antecesores con un apartado gráfico completamente renovado.

Fecha de lanzamiento y más detalles

Por lo que hemos sabido, podremos conseguirlo por adelantado por 21,56 euros (esto es, 29,99 dólares). De momento, existe una versión pre-alpha a la que pueden acceder los miembros VIP de KickStarter. Pero para su debut oficial en Steam tendremos que esperar aún diez días más, hasta el 27 de marzo.

Eso sí, parece que el juego no estará completamente terminado hasta finales de 2014. Esto quiere decir que dispondremos de una versión inacabada a la que se le irán añadiendo contenidos (circuitos, coches, etc) y corrigiendo bugs. Destaca, sobre todo, el modo multijugador.

La idea del juego es rescatar, en cuanto a jugabilidad, todos los elementos de sus predecesores (incluso algunos mapas particularmente míticos) y ofrecer una versión jugable actualizada a los tiempos que corren. Y es que el primer ‘Carmageddon’, el mítico, tenía un apartado gráfico que ha quedado muy desfasado y la segunda entrega, por desgracia, fue muy pobre en ese sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *