Así afectan los videojuegos a nuestro cerebro

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

adiccion (720x480)
Muchas veces nos acusan de viciados a los videojuegos cuando jugamos demasiadas horas. Y viciado tiene un matiz negativo, como si se tratara de una droga, de algún tipo de adicción perniciosa.

Pero, ¿es lo mismo, en el caso de los videojuegos, vicio que adicción? ¿No es un diagnóstico demasiado apresurado? A continación, explicamos todo lo que se sabe acerca de la supuesta adicción a los videojuegos. Ciencia y razón para aplacar un mito.

De entrada, hay que aclarar que no hay consenso. El mundo del videojuego y la supuesta adicción que éstos provocan aún son causa de controversia entre los científicos. Existe, por un lado, la adicción a los juegos offline y, por otro lado, una adicción considerada mucho más peligrosa: la adicción a los juegos online.

Ésta última se asimila muchas veces a la conocida adicción a Internet. Según diversos estudios (Van Rooij o Vermulst) sólo el 3% de los jugadores online pueden ser definidos como adictos.

¿Pero qué quiere decir adicto? Los grandes lanzamientos de videojuegos online, según las estadísticas, promedian un ratio de 3-4 horas de juego al día de media. Es decir, que de media todo el conjunto de jugadores juega 3 o 4 horas, una cifra más que considerable en un día de 24h. ¿Pueden 4 horas considerarse una forma de adicción? Ahí está el problema.

¿Qué hace falta para declarar una adicción a los videojuegos?

La cuestión fundamental es la siguiente: no basta con computar el total de horas jugadas para determinar una adición. Hay seis elementos que deben ser tenidos en cuenta:

– Cuando el juego se pone por encima del resto de aspectos de la vida de una persona.
– Cuando hay fuertes cambios de humor antes o después de las sesiones de juego.
– Cuando el jugador necesita muchas horas para lograr satisfacer su necesidad.
– Cuando el jugador se siente física y mentalmente mal por no jugar.
– Cuando el jugador entra en conflicto con quienes le rodean o con las obligaciones que le impone la vida.
– Cuando el jugador recae una y otra vez tras un período de control y estabilidad.

Así pues, jugar online muchas horas no es suficiente para llamar a alguien adicto. Hace falta mucho más, de entrada estos seis puntos que hemos nombrado.

1 comentario

  1. por q sera q cada vez q vengo a esta clase de post, me encuentro con idiotas, q publican esta mierda…, fuck u, si no te gustna los videosjuegos no los juegues

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *