No hay mejor CV que un videojuego

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En un país como el nuestro, donde el paro es un cocodrilo que va devorando las ilusiones de muchos jóvenes, se siente más que nunca la necesidad de destacar si uno quiere tener éxito. A veces, el éxito significa un puesto de trabajo en aquello que nos gusta. Y lo que nos gusta es, evidentemente, los videojuegos.

Basta con curiosear un poco por internet para comprobar cómo los currículos que presentan los diseñadores gráficos son pequeñas muestras de su creatividad, piezas en donde además de aportar la información propia de este tipo de documento, derrochan talento con la esperanza de sobresalir, de impresionar al hombre gris de Recursos Humanos y obtener el preciado puesto de trabajo. Sin embargo, en el campo de los videojuegos, elaborar un videojuego para aspirar a un trabajo se antoja, a priori, exceso… ¿no? Pues no, no para todo el mundo.

Marius Fietzek quería entrar en Double Fine, la compañía liderada por el gurú de las aventuras gráficas, Tim Schafer. Lo más normal hubiera sido redactar sus estudios y experiencias laborales en un CV, y acaso aportar links a trabajos realizados. Pero no, Marius sabía que si quería formar parte de la familia más alocada de la industria de los videojuegos tenía que desarrollar una tarjeta de presentación que estuviera a la altura.

Ni corto ni perezoso, Marius el pertinaz creó un videojuego, una deliciosa aventura gráfica en la que jugador encarna nada más y nada menos que al encargado de Recursos Humanos de Double Fine. ¿Y con qué reto se encuentra? Con el más oportuno para la ocasión: debe atender a un jovencito que viene a pedir trabajo; ese joven es, naturalmente, Marius Fietzek.

El videojuego desarrollado por el genio en potencia es una aventura gráfica al estilo de las míticas de Lucas Arts. En ella hay multitud de alusiones a los videojuegos pero sobre todo, hay mucho humor, un saber hacer digno de loa que se merece todas las alabanzas. Y un buen contrato, por supuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *