El mando de Xbox One está preparado para durar diez años


Parece ser que Microsoft quiere que sus productos duren, y mucho. Así lo han demostrado en la presentación de la nueva Xbox One. Y esto es de agradecer en una época en que casi todo parece estar programado para romperse en el plazo de poco tiempo.

En este caso, el mando de la consola Xbox One va a ser uno de los más resistentes del mercado, preparado para resistir hasta diez años sin problemas. Vamos a descubrirlo a continuación.

En primer lugar, se le dio una nueva forma mucho más ergonómica que la de su predecesor. Además, se mejoraron los materiales y las prestaciones que ofrecía. Pero ahora hay otro punto a destacar: la resistencia.

Para mejorarla se ha encargado de ella el equipo dirigido por Bob Brown, manager de accesorios y hardware de la compañía de Redmond. Ha querido mostrarnos cómo testean el mando para que sea resistente hasta el límite.

Test exhaustivos

El mando tendrá una durabilidad de entre siete y diez años. Para ponerlo a prueba se ha testeado diariamente de la manera más dura. En palabras de Brown:

Cada botón se presiona una y otra vez, entre cuatro y cinco veces por segundo. Aquí probamos unos 20 mandos a la vez y cada uno acaba teniendo unos dos millones de pulsaciones por botón.

El mando, conectado a un ordenador, emite outputs que son recibidos por el aparatos y que comprueban su buen funcionamiento. Pero aún hay más.

Los mandos se dejan caer desde diferentes alturas y se graban en la caída para comprobar el impacto y para mejorar la disposición de las piezas en caso de caída.

Desde luego, estamos ante un aparato de primera. Esperemos que la consola también lo sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.