Descubre el mundo de los videojuegos a Ultra-Alta definición 4K

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En el último CES, la feria tecnológica que se celebra en Las Vegas, también hubo espacio para los videojuegos. Quedó claro, en primer lugar, que las televisiones que tenemos en nuestros salones ya no valen para nada. Se acercan los paneles OLED, las televisiones gigantes y la Ultra-HD.

A continuación vamos a repasar qué se está haciendo en el mundo del videojuego para afrontar con éxito la llegada de estos televisores de altísima resolución. Y no es poco: los grandes fabricantes esperan alcanzar la fotorrealidad en menos de diez años.

La Ultra-HD (Ultra-Alta Definición o 4K) funciona a unas resoluciones despampanantes: 3840×2160. Esto quiere decir que se multiplica el estándar 1080p de la HD convencional, al que pocas consolas actuales pueden hacer frente (Véanse los problemas que tiene Wii U para correr a esas resoluciones, imaginaos con la tecnología ultra-HD: ha nacido desfasada).

Sony, la mejor posicionada

Y puesto que Sony es una potente productora de televisores, no podía ser otra la mejor posicionada para afrontar el futuro del 4K. Todo parece indicar que la futura Playstation será compatible con estas resoluciones asombrosas. Pero también parece que para que funcionen juegos de primera calidad hace falta una potencia de proceso de momento demasiado cara.

En una prueba de Eurogamer, se intentó jugar a ‘Battlefield 3’ y ‘Crysis 2’ con un Macboook Pro Retina, cuya resolución es de 2880×1800, y ni siquiera funcionaron. Eso sí, el ordenador no es muy potente. Si utilizamos en cambio lo último en tecnología las posibilidades de jugar a estas resoluciones aumentan.

Parece ser, en todo caso, que se dispone de la tecnología necesaria. ‘Battlefield 3’ funcionó perfectamente con una Nvidia GTX 680 a 1080p60 con gráficos Ultra. Al subir la resolución a 4K no se pueden mantener los niveles de detalle tan altos, pero el ordenador lo puede soportar (aunque necesitará mucha memoria).

En definitiva, el futuro está a la vuelta de la esquina. Pronto ya no sabremos distinguir entre lo que vemos en la televisión y lo que nos rodea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *