‘Paradise Club’, lo nuevo de iZ

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Zed, la compañía española que hizo fortuna desarrollando aplicaciones para móviles, se ha enriquecido de su proximidad empresarial a Pyrostudios para crear iZ, una sección dedicada al desarrollo de juegos sociales.

Tras coger carrerilla con ‘Sports City’, se han puesto las pilas y son ya varios los juegos sociales que han subido a Facebook. El más reciente de sus títulos es ‘Paradise Club’.

Nuestro objetivo en ‘Paradise Club’ es montar un resort de vacaciones, con sus tumbonas para tomar el sol, sus mesitas de pin-pon y todo lo necesario para que el ocio y el esparcimiento campen a sus anchas. La mecánica es sencilla y harto conocida para los aficionados a este género: inviertes para construir y lo que hayas construido te proporcionará beneficios que podrás invertir nuevamente, así en un bucle capitalista que te permitirá transformar el escenario a tu gusto: lo que en tu primera sesión de juego era una playa despejada y un campo aburridísmo, acabará siendo un complejo de diversión y actividades veraniegas.

Para darle cierta vidilla al juego, han introducido un eficaz sistema de misiones. A la izquierda de la pantalla aparecen iconos de distintos personajes que nos solicitarán que construyamos, por ejemplo, áreas de relax, o que invitemos a nuestros amigos.

El aspecto gráfico del juego es excelente. El interfaz sigue las pautas de los títulos anteriores del estudio, y en cuanto a los personajes han encontrado un equilibrio entre el idealismo barbie y el humor de cartoon network que te borda la sonrisa con sólo mirarlo.

Y en cuanto al sonido, el juego es discreto. La música, que tímidamente se acerca al reagge, suena por lo bajo, alternándose con otros efectos sonoros, como el oleaje o las gaviotas. Todo correcto.

El juego, en definitiva, es uno más de los muchos social games que cada día inundan la red de redes. Puede que la estética, sin duda lograda, consiga crearles una diferenciación con respecto a todos los demás y despunte, lo que sin duda sería beneficioso para la industria de este país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *