La Policía de Australia acusa a los videojuegos del aumento de crímenes con navaja

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Rescatamos un viejo debate para conocer vuestra opinión. El tema de la violencia en los videojuegos lleva mucho tiempo dando de qué hablar entre la gente de a pie. ¿Provocan los videojuegos violentos un aumento de la violencia entre los adolescentes? ¿Es eso cierto o tan sólo una patraña?

Hoy hemos conocido una noticia que nos llega desde Australia. Al parecer, la policía cree que los videojuegos han causado un incremento sustancial de los crímenes con navaja.

Andrew Scipione es comisario de policía en la zona de New South Wales, al sur de Australia. En declaraciones vertidas en el diario Daily Telegraph ha hecho unas controvertidas declaraciones que están dando la vuelta al mundo y reavivando un viejo debate:

¿Cómo no van a afectarte de los videojuegos si eres un adolescente que ha crecido en una época en la que la violencia es incluso un motivo de alabanza? Es una época en la que te enganchas a crímenes virtuales casi a diario y gran parte de esta juventud pasa horas y horas cometiéndolos. Obtienes recompensas por matar a la gente, por violar a mujeres o por robar el dinero de prostitutas. Conduces coches robados y atropellas indiscriminadamente a gente… ¿Cómo no a afectar?

Al parecer, las navajas son las armas de más fácil acceso y su uso se está extendiendo debido a que los jóvenes entienden como algo común la violencia. Existe, pues, la creencia de que los videojuegos no sólo no realizan una labor educativa, sino que degeneran el espíritu.

Aquí abrimos el debate para que dejéis vuestras opiniones. Como todo el mundo sabe, no todos los juegos consisten en realizar fechorías, pero sí es cierto que la mayoría implican matanzas y sangre. ¿Creeis que esto influye en las personas? El debate está servido. En cualquier caso, nosotros seguiremos informando como siempre sin tener en cuenta estos factores.

Vía: Daily Telegraph

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *