‘Apalabrados’, el scrabble para dispositivos móviles


El mundo de los videojuegos es un caldero de ilusiones, donde se pueden encontrar a muchas personas que con catorce años o menos sintieron la vocación y ahí están, luchando por esos sueños adolescentes que aún les viven en el interior y se les asoman en la mirada. Sí. Pero también es un negocio. Y es por eso que, además de estudios donde se desarrollan proyectos creativos, encontramos otros que hacen juegos como quien embute longanizas, con la exclusiva preocupación de vender el producto.

Y un producto fruto de uno de estos estudios es ‘Apalabrados’. El juego es el legendario Scrabble portado a dispositivos móviles. Tal cual. Salvo una tímida modificación en la posición de las casillas especiales y el detalle de que no hay fichas con “CH”, “LL” y “RR”, el juego es tal cual era el de tablero.

¿Creatividad? 0%. ¿Rentabilidad? Seguro que muy alta porque el Scrabble es un gran juego y lo cierto es que el port está muy bien hecho. Dejando de lado ciertos problemas con el servidor, que se cuelga más de lo decente, tiene un sistema de juego uno contra otro muy bien programado, con la posibilidad de jugar con desconocidos o con amigos. Durante la partida puedes utilizar un chat interno, que viene a ser como un whattsapp un tanto más pobre, pero al menos te permite picar a tu contrincante sin necesidad de salir del juego.

Los turnos no tienen tiempo. Eso está muy bien porque, por un lado, te libra de la presión de tener que poner la palabra contrarreloj; por otro, te permite tener varias partidas abiertas y jugar los turnos de cada una en tus momentos de ocio y esparcimiento.

En ocasiones hay que alabar la creatividad, la valentía, la originalidad…. En otras, como en este caso, hay que saber aplaudir el olfato comercial y la pulcritud de la programación, dando, eso sí, un tirón de orejas al que gestione el servidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.