Adicción a los videojuegos


Los videojuegos pueden ocasionar un serio problema de adicción si no se controla. La adicción a los videojuegos, ya sea en consolas, móviles o ordenadores, significa que existe una fuerte dependencia mental y física frente a ese estímulo (jugar) que se deriva en ser una actividad que ocupa demasiado tiempo en la vida de la persona.

Los videojuegos no suponen una amenaza puesto que todo dependerá del uso y control.

¿Cómo saber si son adictos?
Los padres deben empezar a preocuparse cuando:
– Se juega desconectando del mundo real, no atiende a cuando le llaman.
– Está tenso e aprieta las mandíbulas cuando está jugando.
– Nunca aparta la vista de la televisión o pantalla.
– Pierde interés por otras actividades que antes le gustaban.
– No duerme bien.
– Es menos sociable.
– Tiene problemas con los estudios.
– Juega por las noches y no respeta los horarios marcados.

¿Que causas pueden derivar en una adicción?
– Personalidad dependiente. No todo el mundo es igual, existen personas que por su personalidad tienden más a la adicción que otras.
– Problemas familiares. La falta de comunicación, incomprensión, separaciones dramáticas o poca dedicación a su tiempo libre son motivos por los que se puede enganchar a los videojuegos y vivir para jugar con ellos.
– Problemas escolares y sociales. Escasa integración en un grupo de amigos, soledad, desmotivación escolar puede derivar en el abandono mental y jugar como único modo de distracción.

Soluciones
– Dedicar más tiempo a otras actividades que le gusten. Si pueden ser al aire libre y que no tengan nada que ver con nuevas tecnologías mejor.
– Utilizar los videojuegos como premio por la buena evolución escolar. Los estudios son lo primero, esa idea es fundamental.
– Fijar un horario (jugar los fines de semana) e intentar que no juegue solo.
– Acudir a un especialista (psicólogo).

Curiosidades,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.